Foto_parque

Vázquez de Coronado | Historia de nuestro cantón

HistoriaPueblo de Coronado 0 Comments

Nuestro pueblo es reconocido por el famoso lema “Donde se hacen bien las cosas”, nuestra Iglesia, el Palacio Municipal, o el gran desarrollo de nuestros pueblos, sin embargo no siempre fue así.

Vázquez de Coronado fue un espacio ocupado por oborígenes del cacicazgo de Toyopán (Cuyo significado es “Lugar donde está Dios”) del reino huetar del Occidente. El asentamiento aborigen fue conquistado por Don Juan Vázquez de Coronado, quien internándose en el Valle llegó a lo que es hoy Coronado.

Sobre los habitantes del lugar, decía Vázquez de Coronado, en su carta enviada al rey de España, don Felipe II que… “Los naturales son vivos de ingenio, belicosos, mayores de cuerpo que otros, bien hechos. Imitan en la sutileza de las contrataciones a los mexicanos; tienen ropa de algodón por extremo buena, gran cantidad de oro de todos los quilates”.

Y más adelante, escribía sobre el sitio lo siguiente… “Finalmente, Vuestra Majestad tiene aquí uno de los mejores rincones de su reino”.

De Vázquez de Coronado nació en Salamanca, España, hijo de Gonzalo Vázquez de Coronado y Catalina de Anaya, fue alcalde de la ciudad de Santiago de Guatemala (hoy Antigua Guatemala), en 1562 fue nombrado alcalde mayor de Nuevo Cartago y Costa Rica.

billete-vazquez

Banco Nacional de Costa Rica

Vázquez de Coronado se dice que fue un conquistador diferente, humanitario y de buen corazón, estableció una fuerte amistad con Yorustí. Don Juan en 1564 se marcho de Costa Rica para su patria España, fue nombrado Gobernador de España, y Gobernador Vitalicio de la provincia de Costa Rica, con una renta anual y un señorío territorial en Costa Rica. Lamentablemente en un viaje a Costa Rica su barco sufrió un accidente y murió en el naufragio. Su título fue tomado por su primogénito Gonzalo Vázquez de Coronado y Arias Dávila.

Al ser una tierra tan llena de vida, nuestros antepasados fueron atacados por nuevos conquistadores y los indígenas se vieron obligados a ceder frente a los conquistadores y en una última ceremonia sepultaron los altares de Toyopán para evitar que fueran destruidos.

Los altar descubierto en 1899 por Juan Corrales revelo que los asentamientos se encontraron en lo que hoy conocemos con San Rafael de Coronado, teniendo como centro de la comarca la linda Finca de Monserrat.

En el Altar que fue donado al Museo Nacional en 1900 por Juan Fernández Ferraz, quien le dio el nombre de “Ompa-Ontlaneci-Telt” o “Piedra transparente”, en este altar la figura clave es el Dios de la lluvia y de las tormentas, Dios de la cabeza grande y cuerpo pequeño, unido por jaguares a la mesa del altar, con los brazos en alto, y que deja escapar de las fauces de largarto una serpiente con cabeza humana, que no llega hasta los pies, bajo estos encontramos un lagarto de dos cabezas. En cada columna de este metate sagrado, vemos un jaguar que eleva sus garras sobre una cabeza humana; sobre las ancas del jaguar se levanta un mono.

El Dios Tláloc era conocido en toda la zona de Mesoamérica, representaba el agua terrestre, tanto que la serpiente emplumada representaba al agua celeste.

Nuestro pueblo es una mezcla de culturas y nosotros como habitantes de la tierra donde está Dios debemos dedicarnos a explotar todas las maravillas que nos han heredado, sin olvidar de donde venimos, y tener claro a donde vamos.

Fuentes:

Atlas Cantonal de Costa Rica Memoria Comunitaria de Vázquez de Coronado, Cátedra Joaquín García Monge Monografía de Coronado, elaborada por Enrique Malavassi Vargas y personal docente de la Escuela José Ana Marín Coronadeño Wikipedia

 

Deja un comentario